Ulysse Nardin ofrece una garantía ampliada de 5 años en todos los relojes nuevos.

AMPLÍE SU GARANTÍA Cerrar

A Sebastian Copeland
le gusta el frío

Sebastian Copeland picture

Sebastian Copeland y Ulysse Nardin comparten una visión común sobre la belleza y la fragilidad de la naturaleza, especialmente de los polos y sus banquisas. Juntos, se comprometen a concienciar y actuar para fomentar la preservación de nuestro medioambiente. Sebastian lo hace a su manera a través de impresionantes imágenes, registrando apasionadamente los efectos del calentamiento global. Puede que ya sepa un poco sobre Ulysse Nardin, así que aquí tiene una breve presentación de uno de los artistas más comprometidos de nuestro tiempo y nuevo miembro del equipo de "Ulises".

Un mensaje en fotos

Después de ganar el prestigioso International Photography Awards 2007 en la modalidad de Fotógrafo Profesional del Año por su primer éxito de ventas, Antarctica: A Global Warning (Palace Press), publicó en 2008 un segundo libro titulado Antarctica: A Call To Action. Su último libro, Arctica: The Vanishing North (teNeues), se lanzó en 2015, por el que Sebastian ganó el premio al Fotógrafo del Año de la edición 2016 de los Tokyo International Foto Awards.

En 2018, la Senado francés galardonó a Sebastian por la prestigiosa exposición individual celebrada en las puertas de los jardines de Luxemburgo. Esta exposición pública compuesta por 80 grandes paneles de fotografías polares de Sebastian llegó a 4 millones de visitantes durante los cuatro meses que estuvo disponible con un mensaje climático urgente.

Sebastian Copeland

Sebastian, explorador polar, ganador de premios, escritor, orador público y activista medioambiental, utiliza la fotografía como medio de activismo, para "ayudar a la gente a enamorarse de su mundo", como él dice.

Sebastian Copeland

Una vida de aventuras

Sebastian, navegante, escalador y alpinista desde la cuna, ha especializado sus habilidades de aventura en la exploración polar, y ha reorientado sus raíces de fotografía comercial hacia la fotografía artística como medio para el activismo. Desde 1999, ha dirigido varias expediciones a las regiones polares, entre ellas, en marzo de 2009, una misión a la que se considera la expedición más difícil del mundo: el Polo Norte geográfico. Con su compañero Keith Heger, caminaron setecientos kilómetros para conmemorar el centenario de la llegada del almirante Peary al Polo Norte en 1909. En 2010, Sebastian y su socio Eric McNair-Landry pasaron 43 días cruzando la capa de hielo de Groenlandia usando esquís y cometas, y sin apoyo externo, a lo largo de más de 2300 kilómetros.

WeChatDesktop WeChatMobile